Este vídeo muestra el proceso de creación del mural del Aita Mari, un espacio que ha sido pintado por Eguzkiñe Egaña (Guzk) y Lore Agirre en la bodega del barco, lugar donde se alojarán hasta su desembarco en tierra las mujeres y niños rescatados de las aguas del mediterráneo.

“Pintar el mural ha sido un proyecto muy especial, en cuanto nos plantearon la idea nos animamos. Sabiendo que iban a ser ubicadas aquí mujeres y niños, y que las horas tras el rescate se les iban a hacer eternas, se nos ocurrió hacer dibujos de animales amables, tipo cuento, que reflejaran el concepto de la amistad, de manera que las madres puedan narrar a sus hijos historias de los músicos de circo, anécdotas de un zorro, un hipopótamo, un oso polar y una jirafa, entre otros. Probablemente es una manera de hacerles más amena la espera, sobre todo pensando en que a esos niños y a sus madres les pueda traer un poco de consuelo ver esos dibujitos en la pared y que a través de ellos puedan abstraerse aunque sea por un instante de su terrible realidad.”, explicaban las artistas zarauztarras.